Tercera dosis, un negocio multimillonario para los laboratorios

0
399
Pfizer

SALUD.- Los fabricantes de vacunas sostienen que las personas  podrían necesitar una dosis adicional de sus vacunas para mantener la protección por largo tiempo y protegerse ante nuevas variantes. 

Una lista de gobiernos, cada vez más grande, incluidos Chile, Alemania, Uruguay e Israel, están ofreciendo dosis de refuerzo de las vacunas contra el SARS-CoV-2 a sus ciudadanos mayores o o personas con sistemas inmunológicos débiles, un movimiento que, según expertos, ayudará a engrosar todavía más los escandalosos ingresos de las farmacéuticas. 

Se espera que los fabricantes de medicamentos aumenten sus ingresos en un mercado que podría rivalizar con los 6.000 millones de dólares en ventas anuales de inoculables contra la gripe en los próximos años, según concluye un análisis de la agencia Reuters. 

Pfizer, junto con su socio alemán, BioNTech, y Moderna ha previsto en conjunto más de 60.000 millones de dólares en ventas de inyecciones solo entre 2021 y 2022, contabilizando solo dos dosis iniciales de sus vacunas. 

Pero el mercado va mucho más allá, y analistas prevén ingresos de más de 6.600 millones de dólares para Pfizer/BioNTech y 7.600 millones de dólares para Moderna en 2023, principalmente provenientes de las ventas de su dosis de refuerzo. 

Otra proyección, tiene que ver con el mercado anual que podría establecerse alrededor de 5.000 millones de dólares o más, con otras farmacéuticas adicionales compitiendo con esas ventas. 

Las vacunas contra la gripe cuestan entre 18 y 25 dólares por dosis, según datos del Gobierno de Estados Unidos, y la competencia ha mantenido los precios bajo control, aunque los fabricantes los elevaron entre un 4% y un 5% este año. 

Con relación al COVID-19, Pfizer y Moderna podrían tener un mayor poder de fijación de precios, al menos al principio, hasta que lleguen más competidores. 

Pfizer cobró oficialmente 19,50 dólares por dosis de su vacuna en Estados Unidos y 19,50 euros a la Unión Europea, pero esos precios ya aumentaron un 24% y un 25% respectivamente, en acuerdos de suministro posteriores. 

AstaZeneca y Johnson & Johnson están recopilando datos adicionales sobre los refuerzos de sus vacunas. Novavax, Curevac y Sanofi podrían usar refuerzos, aunque sus antídotos aún no han recibido ninguna autorización reglamentaria.