EEUU China

WASHINGTON.- Representantes de China y Estados Unidos mantuvieron este jueves una conversación telefónica para tratar de “desarrollar el comercio bilateral”, estancado desde 2018 por la guerra comercial iniciada por Donald Trump a cargo del país. 

Se trata de la primera vez que ambas potencias abordan de manera oficial cuestiones comerciales desde que, el pasado mes de enero, Joe Biden fuera investido como presidente de Estados Unidos. 

Así, el jefe negociador de la parte china, el vice primer ministro Liu He, conversó con la representante comercial de EEUU, Katherine Tai, informó hoy el Ministerio de Comercio de China en un sucinto comunicado que publicó en su página web. 

“Ambas partes, asegura el texto oficial, mantuvieron intercambios sinceros, pragmáticos y constructivos con actitud igualitaria y respeto mutuo”. 

Según el comunicado, China y Estados Unidos “creen que el desarrollo del comercio bilateral es muy importante, intercambiaron puntos de vista, asuntos de interés común, y acordaron seguir manteniendo el contacto”. 

También Estados Unidos emitió un breve comunicado al respecto, en el que considera la conversación “una reunión virtual preliminar” en la que se debatió “la importancia de la relación comercial” entre las dos mayores potencias economías del planeta. 

La versión de Estados Unidos apunta a que Tai abordó los principios de la actual Administración y su “política comedia centrada en los trabajadores”, así como su “proceso de revisión de la relación comercial entre EEUU y China”. 

Tai ya había adelantado en marzo que Washington no preveía levantar a corto plazo los aranceles impuestos a los productos chinos durante la Administración Trump. 

Durante el Gobierno de Trump, EEUU impuso aranceles a productos chinos por valor de unos 370.000 millones de dólares anuales, en torno a tres cuartas partes de las exportaciones del país asiático, a lo que Pekín respondió con sus propias medidas contra las exportaciones estadunidenses. 

La relación entre ambas potencias se comenzó a deteriorar en marzo de 2018, con el inicio de la guerra comercial y el consecuente intercambio de imposiciones arancelarias, y derivó después en enfrentamientos en planos diplomático y tecnológico, entre otros.