BRATISLAVA.- La autoridades de Eslovaquia decidieron expulsar a un diplomático ruso sospechoso de estar implicado en actividades de espionaje, informó el primer ministro del país, Peter Pellegrini.

“El 22 de noviembre un diplomático del departamento del agregado militar de la Embajada de Federación de Rusia en Eslovaquia fue declarado persona non grata”, agregó Pellegrini en declaraciones ante el portal aktuality.sk.

En la misma línea explicó que fue la inteligencia militar eslovaca quien denunció que el diplomático se dedicaba a actividades que van en contra de los intereses nacionales y la OTAN, y a la vez que violaron la Convención de Viena, dos acciones “indeseables” que provocaron la expulsión del mismo.

De todas formas Pellegrini aseguró que su país mantiene relaciones normales con Rusia, que la decisión se tomó a fin de mantener el protocolo y que la reacción de Moscú fue normal. De todas formas, no quiso dar declaraciones al respecto a medios de comunicación rusos.

La identidad del diplomático aún no trascendió, sin embargo se sabe que abandonó el territorio en las 48 horas previas a las declaraciones del primer ministro.

 

Compartir