LATAM

LATAM.— El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó las previsiones de crecimiento económico de América Latina en 2021 al 6,3%, medio punto por encima de su pronóstico de julio, gracias principalmente al buen desarrollo del sector exportador de materias primas, aunque también será la región con mayor inflación, 9,3%. 

Sin embargo, el FMI advirtió que la persistencia de la pandemia de COVID-19 y la desigual distribución de vacunas siguen frenando la recuperación económica mundial y nublan las perspectivas para los países en desarrollo. 

El crecimiento mundial para este año se proyecta en 5,9%, frente al 6% estimando en junio, una baja “marginal”, según el FMI consignó en la actualización de su informe trimestral. 

Para América Latina y el Caribe, una región muy afectada por la crisis sanitaria, el organismo mejoró su pronóstico de crecimiento para este año a 6,3%, 0,5 puntos más, tras una grave recesión registrada en 2020. 

No obstante, recordó su proyección para Brasil y México, los dos motores económicos de la región, estimando una expansión del PIB de 5,2% y 6,2% respectivamente, en ambos casos, 0,1 puntos porcentuales menos que lo pronosticado anteriormente. 

Según el Fondo, el que país que sí ve un importante aumento en sus previsiones fue Argentina, que crecerá un 7,5% en 2021, comparado con el 6,4%, que consignó el documento del organismo en julio.